*- a m o r -*

Hoy tengo ganas de escribir sobre el amor, pero el amor hacia otro par, hacia aquella persona con la que decidís pasar el resto de tu vida, o con la que crees que puede pasar el resto de tu vida junto a vos.Todavía no comprendo cual esa quimica que se nos despierta y que es, lo que realmente te motiva a decir que lo amas. Creo que son tantas cosas las que te llevan a decir esa palabra tan dulce y calida como “te amo” o decir “sos el amor de mi vida”, pero la realidad es que nadie ama a una sola persona, la realidad es que nadie es el amor de la vida de nadie, la realidad es que “no puedo vivir sin vos” es una falacia que su conclusión resulta ser incorrecta, porque yo si puedo vivir sin vos y vos si podes vivir sin mi, pero es extremadamente extraño porque uno cree que es así, lo siente, y no le importa nada mas que esa persona.Existen etapas que marcan la vida o mejor dicho la duración de una pareja, la primer etapa es aquella llamada Es todo Color de Rosas (lindo nombre, ¿el rosa dice que todo es lindo?, en fin), en esta etapa todo lo que dice el otro es precioso, el es el hombre o la mujer mas inteligente con la que estuviste, que estornude es hermoso, no importa cuan feo pueda ser para los demás, nosotros lo vemos y lo seguiremos viendo como el mas hermoso/a del mundo, nuestros ojos brillan por esa persona, sentimos que no respiramos si no nos llama y morimos de amor cuando tenemos una canción que nos hace recordarla, hasta ahí, es todo maravilloso, nada puede salir mal.La segunda etapa, comienza cuando el tiempo avanza, para algunos ese hechizo dura muy poquito, para otros ese hechizo puede durar años, es real, hasta que se empiezan a notar las diferencias. Pequeñas cosas que hacen que cada uno se diferencie y que cada uno muestre lo que realmente es, no solamente una persona dulce y cariñosa dispuesta a amar y ser amado todos los días.Allí, pegadito a la segunda etapa comienza sin lugar a dudas la tercera y última etapa de toda relación, la más complicada diría yo… aquella que te hace elegir día a día a la persona que tenes a tu lado.Ya le conoces los ronquidos pero sabes para ese entonces no los toleras mas, te molesta que te estornude en la cara, te rompe la paciencia que no te llame (cuando tal vez antes lo hacia 5 veces al día), y ahí es donde uno empieza a querer dominar, en donde las peleas son cada vez mas frecuentes y por cosas sin sentido. Uno cree que porque esa persona es “nuestra” pareja (y marco nuestra porque ahí ya hablamos de dominación) tiene que hacer lo que nosotros queremos o aquello que no nos haga poner mal, pero por que nos ponemos mal? Nos ponemos mal, porque siempre esperamos que esa persona actúe como nosotros deseamos, y no dejamos que sea ella misma, así empezas a no tolerar a querer pelear y en algunos casos (en la mayoría) llegar a la separación. Hay factores inevitablemente que no nos dejan avanzar con esa persona porque resultan muy chocantes para nuestra personalidad, es real y normal que pase. Pero lo que no es normal es que no pensemos 5 minutos por que realmente estamos peleando si es esa persona la que queremos a nuestro lado. Mi consejo para todos aquellos que tengan pareja: respeten y hagan respetarse, pero con humildad y sin querer confrontar, si realmente esa es la persona que elegís para estar a tu lado dejala libre y vas a ver que tu pareja va a funcionar mucho mejor, ahora bien, si vez que no podes con esto, entonces replanteate cual es tu inseguridad o que es lo que el o ella crees que no te da y pensa que si no lo hace es porque no lo siente y toma una determinación. Y si estas solterita/o empezá a pensar ahora como queres vivir tu próxima relación y relajate, siempre hay alguien esperándonos….

2 comentarios:

Ranita Azul dijo...

Gracias por conocerte y saber como piensas, como lo describes y lo cuentas.

Un saludo de una 'Rana Azul'con setenta años de nadar por su propia charca... ¡Como en casa ni hablar!

Elisa

Mey dijo...

gracias Elisa! me alegra mucho saber que te gusta lo que escribo.. es desde el corazón.